Compartir en Facebook

10 Cosas que se pueden hacer en El Ávila

8 de mayo de 2013

 TuZona
0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 (0 votos)
regístrate para votar
Loading ... Loading ...

Solimar Cedeño / El Parque Nacional Waraira Repano, mejor conocido como El Ávila, ofrece una gran variedad de lugares recreacionales para que los caraqueños disfruten, se relajen o se ejerciten. En Tu Zona Caracas, te tenemos una lista de actividades que se pueden hacer en este parque:

  • Paseo en Teleférico Warairarepano (Ávila Mágica): El recorrido inicia en la Estación del Sistema Teleférico Warairarepano, ubicada en Maripérez, hasta la estación Ávila. Tarifas: 45bs público en general;  25bs niños, adultos mayores, personas con discapacidad y estudiantes.

Horarios: Martes a partir de las 12:00m. Miércoles a Domingo a partir de las         10:30am. La taquilla está abierta hasta las 6:00pm.

Una vez  arriba, los visitantes pueden degustar una variedad gastronómica en los locales del complejo turístico, patinar en la pista de hielo o caminar hasta el Hotel Humboldt.

 

  • Visita al Museo de Arte Ecológico. “El jardín de las piedras marinas soñadoras”: Este museo de piedras está ubicado en  San José de Galipán.

Horarios y tarifas: Sábados y Domingos: 9:00 am a 6:00 pm.  Adultos: Bs. 70 niños: Bs. 30.

Lunes a Viernes: Adultos: Bs. 100 niños: Bs. 30

 

  •  Visita al Centro Recreativo Los Venados: El lugar cuenta con un área para acampar, campo de deportes, auditorio, biblioteca, capilla, cafetín y dormitorios colectivos. Se puede llegar en jeep desde la entrada de Cotiza.

 

    • Sendero Aéreo (Canoping): El canoping es un deporte que consiste en el desplazamiento de la persona a través de cables que están colgados en el bosque y amarrados a los troncos de los árboles. Este sendero aéreo está ubicado en el Centro Recreativo Los Venados. El costo por persona es de 100 bs.

Se puede llegar en jeep desde la entrada de Cotiza.

 

 

  • Paseo por las Ruinas de Mesteatti: En este lugar se encuentran las ruinas de la hacienda del conde italiano Mesteatti. Para llegar aquí, se debe subir aproximadamente 2 horas por la entrada de guardaparques del sector Galindo, en la urbanización Terrazas del Ávila.

 

  • Visita a la Cueva de los Palmeros: se puede llegar por tres vías: Altamira, Sabas Nieves y No te Apures. En este lugar los palmeros de Chacao recolectan las palmas que tradicionalmente son bendecidas cada Domingo de Ramos.

 

  • Excursiones por la montaña: Para todo el que quiera relajarse y ejercitarse a la vez, El Ávila cuenta con varias caminerías que llevan a diversos puestos de guardaparques. Es posible realizar estas excursiones desde las entradas de El Marqués (Cota Mil), Altamira, Los Palos Grandes, Sebucán, Cachimbo, Boleíta, San Bernardino y Chacaíto. En el trayecto hacia los puestos de guardaparques hay varias quebradas en las que los visitantes pueden refrescarse.

 

  •  Paseo por Galipán: Aquí se puede disfrutar de una gran variedad de ofertas gastronómicas, venta de flores y artesanía. Se puede llegar tomando el teleférico y luego un jeep, o subir directamente en jeep desde Cotiza, La Puerta de Caracas (La Pastora) o Macuto (Vargas).

 

 

  • Visita a “El Camino de los Españoles”: Durante el recorrido por las caminerías se pueden observar las ruinas de fortines, posadas y haciendas, entre los que se encuentran: el Fortín de El Salto, Castillo Negro, Fortín del Medio, Castillo de San Joaquín, Fortín de la Cumbre o de la Cuchilla, Castillo Blanco, Posada La Venta, Hacienda Guayabal, Hacienda Corozal. A este camino se llega por La Puerta de Caracas, en La Pastora.

 

  • Excursión al Mausoleo del Dr. Knoche: En este lugar se encuentran las ruinas de lo que fue la casa y laboratorio del Dr. Gottfried Knoche, un médico círujano de origen alemán conocido por inventar un líquido embalsamador con el que momificó a familiares, conocidos e incluso a sí mismo. El recorrido hacia este mausoleo inicia en San José de Galipán.

Se han cerrado los comentarios